Síntomas y solución de la blefaritis por estrés

El estrés es algo que todos experimentamos, ya sea por una reunión estresante, un plazo de entrega en el trabajo, la preparación de los hijos para el colegio o esa reunión familiar tan estresante del fin de semana. 

Como todo, el estrés es bueno con moderación, pero un exceso de estrés puede afectar a la salud ocular. Cuando el cuerpo está estresado, se libera una hormona llamada cortisol para contrarrestar el estrés. Si una persona se estresa demasiado o está sometida a un estrés constante, esto puede provocar una tensión extrema en los ojos, dando lugar a la blefaritis en algunas personas.

Sabemos que la blefaritis es una condición crónica, con irritación e inflamación que da lugar a costras, glándulas irritadas, eritema del párpado, telangiectasias e incluso visión borrosa. Los factores de riesgo y las etiologías de la afección varían y, curiosamente, el estrés también entra en la ecuación para muchos. 

El estrés es multifactorial, con efectos emocionales y físicos. Así que no es de extrañar que la superficie ocular sea otra de las facetas a las que puede afectar el estrés. Y es que esta condición afecta a todo el organismo y provoca toda clase de cambios y síntomas negativos, siendo uno de ellos la posible aparición de blefaritis.

¿Cuáles son los síntomas de la blefaritis?

La blefaritis por estrés suele afectar a ambos ojos, pero un ojo se puede ver más afectado que el otro. En este sentido, cada caso es diferente, por lo que tus síntomas pueden no coincidir al 100% con los de otra persona. Es por eso por lo que un diagnóstico personalizado es tan importante.

De todas maneras, si experimentas molestias alrededor de los ojos y no estás seguro de si los síntomas son un indicio de blefaritis, es una buena idea familiarizarte con los siguientes signos de la enfermedad:

  • Párpados enrojecidos, con picor e hinchados.
  • Ojos que se sienten arenosos o que escuecen.
  • Dolor alrededor de los párpados.
  • Descamación de la piel alrededor de los ojos.
  • Caspa en las pestañas.
  • Pestañas con costra y párpados “pegados” después de dormir.
  • Mayor sensibilidad de lo normal frente a la exposición a la luz.
  • Pérdida de pestañas o crecimiento desigual de las mismas.
 

Aunque algunos de estos síntomas pueden asociarse a otras afecciones oculares, el hecho de experimentar una combinación de estos síntomas puede sugerir la existencia de blefaritis. Es importante que un oftalmólogo revise tus ojos si te preocupa tu salud ocular o tu visión. Un examen minucioso suele ser suficiente para diagnosticar si tienes blefaritis.

¿Cómo puede el estrés agravar la blefaritis?

Hay varias razones por las que el estrés puede agravar la lista de factores de riesgo de un brote de blefaritis.

  • El estrés puede desencadenar o agravar afecciones cutáneas como la rosácea y la dermatitis seborreica, por lo que un brote de cualquiera de ellas (o de eczema o psoriasis) puede desencadenar o agravar la blefaritis.
  • El estrés, incluso cuando no se padece una enfermedad crónica de la piel, puede afectar al funcionamiento de la barrera cutánea. El estrés está relacionado con la sequedad ocular, que puede provocar blefaritis.
  • La propia enfermedad puede aumentar el estrés y la ansiedad al provocar angustia, dolor y timidez, lo que conduce a un círculo vicioso de síntomas.
  • El estrés puede afectar a tu salud y bienestar general, reduciendo la eficacia de la respuesta del sistema inmunitario de tu cuerpo y haciendo más probable que tu sistema se desequilibre. 
 

Esto puede repercutir en el equilibrio de los microbios de la piel y provocar la proliferación de bacterias, levaduras y ácaros que pueden causar o agravar la blefaritis. De esta forma, el estrés se convierte en uno de los principales factores que juegan un papel en la aparición de esta patología, y uno de los focos que hay que atacar para lograr acabar con ella.

¿Cuál es la solución para la blefaritis por estrés?

Si sufres de blefaritis por estrés, hay algunas cosas que puedes hacer para encontrar alivio. Primero, es importante identificar la fuente de tu estrés y encontrar maneras de reducirlo o eliminarlo. Esto puede requerir algunos cambios en el estilo de vida, como simplificar tu horario o delegar tareas a otros. 

En segundo lugar, debes ponerte en contacto con el Dr. Roberto Secondi para programar una consulta. Durante la consulta, el Dr. Secondi podrá evaluar tu caso y determinar el tratamiento adecuado. Así, podrás aprender todo lo que necesitas sobre tu situación en particular, además de discutir con él tus opciones de tratamiento y los posibles cambios que tengas que hacer en tu rutina para mejorar tus síntomas al máximo.

El Dr. Roberto Secondi ofrece lo último en tratamiento de estas condiciones comunes. Uno de estos tratamientos es el IPL (Luz Pulsada Intensa). El IPL está reservado para los pacientes que no pueden o no están dispuestos a utilizar gotas y pomadas con frecuencia, o durante períodos prolongados de tiempo como a veces es necesario, o para aquellos que no responden al tratamiento médico habitual. 

El tratamiento es seguro, indoloro y eficaz. Un número creciente de pacientes con blefaritis que no se sienten mejor con los tratamientos comunes están viniendo a consulta con el Dr. Secondi específicamente para el tratamiento de IPL, debido a su eficacia y a la apenas inexistencia de efectos secundarios asociados al mismo.

Se ha observado una gran tasa de respuesta positiva a este nuevo e innovador tratamiento, y más y más de los pacientes con blefaritis son capaces de finalmente ser libres de las gotas constantes y el uso de pomadas o geles para combatir los síntomas.

Esta es una solución muy asequible para una afección extremadamente difícil. No tiene efectos secundarios y, si usas lentes de contacto, podrás usarlos inmediatamente después del procedimiento. En tu tratamiento para la blefaritis con el Dr. Secondi, recibirás lo siguiente:

  • Tu consulta y examen oftalmológico completos.
  • Una evaluación exhaustiva del estado de la blefaritis.
  • Un plan de tratamiento exhaustivo para controlar la afección.
  • Citas de control.

Otros artículos del blog que podrían interesarte

Descubre más casos aquí