Queratitis

Las queratitis constituyen una serie de cuadros de muy variada etiología, morfología, extensión y gravedad.

Cuadro clínico

En todas las queratitis, la presentaci√≥n t√≠pica es el denominado ‚Äúojo rojo grave‚ÄĚ. La presencia de queratitis se traduce en una tr√≠ada sintom√°tica consistente en dolor, intolerancia a la luz (fotofobia) y espasmos de los m√ļsculos del p√°rpado (blefaroespasmo). El dolor se produce por un espasmo del m√ļsculo ciliar y del esf√≠nter del iris. Si existe mucha afectaci√≥n central, se puede perder la transparencia del tejido corneal central, ocasionando una p√©rdida de visi√≥n variable.

Cuando el da√Īo es evidente, se habla de √ļlcera corneal. Muchas veces la morfolog√≠a de esta √ļlcera y los signos oculares acompa√Īantes son claves para determinar la etiolog√≠a de la afectaci√≥n corneal, como es el caso de las √ļlceras ramificadas t√≠picas de las queratitis herp√©ticas.

Causas de la queratitis

En líneas generales, se pueden distinguir las queratitis de origen infeccioso (bacterias, virus y hongos) y las no infecciosas.

  • Queratitis bacteriana. Una √ļlcera corneal debe considerarse bacteriana hasta que se demuestre lo contrario, porque es la causa microbiol√≥gica m√°s frecuente. Se asientan sobre alteraciones previas, generalmente erosiones traum√°ticas que se sobreinfectan. Tambi√©n se relacionan con ojo seco, uso de lentes de contacto, diabetes y edad avanzada. Cursa con un infiltrado de aspecto gris√°ceo y sucio. Se trata de un cuadro grave, que cursa con dolor ocular intenso, pudiendo afectar a la visi√≥n del paciente. El tratamiento se realiza mediante antibi√≥ticos, teniendo en cuenta los microorganismos m√°s frecuentemente causantes del cuadro cl√≠nico. Al mismo tiempo, se emplear√°n colirios midri√°ticos (para dilatar la pupila) a fin de evitar la formaci√≥n de adherencias corneales (sinequias) y tratar de disminuir el dolor.

 

  • Queratitis herp√©ticas. El 95% del total est√°n producidas por virus herpes simple y el 5% restante por virus herpes z√≥ster. Los s√≠ntomas son similares a los que se evidencian en las queratitis bacterianas; aunque pueden aparecer lesiones vesiculadas en el p√°rpado, la nariz y el √°rea peribucal, cuadro respiratorio; o no presentar ning√ļn s√≠ntoma previo. Ante estos hallazgos (sist√©micos y cut√°neos), se debe pensar en herpes z√≥ster. Es posible que la √ļlcera muestre distintos patrones, como imagen ramificada, geogr√°fica o punteada. Se tratan con antivirales t√≥picos, midri√°ticos, para evitar el dolor y el m√ļsculo ciliar y antibi√≥ticos t√≥picos para prevenir una sobreinfecci√≥n bacteriana.

 

  • Queratitis mic√≥ticas. Est√°n causadas por un hongo, el Aspergillus o las Candidas, con mayor frecuencia, especialmente tras un traumatismo vegetal. El foco central de la √ļlcera es de color blanquecino, con lesiones sat√©lite. Existe poco dolor y poca reacci√≥n y son resistentes a los antibi√≥ticos. Se trata con colirios de antif√ļngicos. Candida puede producir √ļlceras en individuos inmunodeprimidos o debilitados y tras uso reiterado de antibi√≥ticos y corticoides t√≥picos.

 

  • Queratitis por Acanthamoeba. Es un par√°sito productor de graves infecciones corneales, sobre todo en portadores de lentes de contacto blandas. Son factores de riesgo el uso de lentes de contacto, el traumatismo ocular y haberse expuesto a agua contaminada. Es muy t√≠pico el dolor intenso.
  • Traum√°ticas. Por abrasi√≥n o por erosi√≥n simple, quemadura, cuerpos extra√Īos. La reducci√≥n de producci√≥n de l√°grima que se produce por la noche permite que el p√°rpado ‚Äúse pegue‚ÄĚ a la c√≥rnea y arranque el nuevo epitelio corneal, produciendo un dolor punzante al abrir el ojo por la ma√Īana.

 

  • Qu√≠micas. Ocasionadas por sustancias t√≥xicas (agua de piscinas y jacuzzis con sustancias qu√≠micas, como el cloro).

 

  • F√≠sicas. Generalmente causadas por radiaciones ultravioletas (sol, soldadura, etc.).

¬ŅEn qu√© consiste la operaci√≥n de los p√°rpados?

Blefaroplastia superior

Con esta técnica, pretendemos reparar el descolgamiento y la flacidez de la piel del párpado superior, que se produce a causa del envejecimiento, por desarrollo excesivo de tejido y la acción de la gravedad. Así, conseguimos tensar la musculatura del párpado y despejar la mirada, obteniendo un resultado de rejuvenecimiento y sensación descansada.

Se trata de una intervención sencilla y de corta duración, en la que se realizan microincisiones a lo largo del pliegue del párpado superior que posteriormente quedarán ocultas en el pliegue natural gracias a las finas suturas intradérmicas.

Blefaroplastia inferior

Esta intervención nos permite resecar las molestas bolsas de los ojos que dan apariencia de hinchazón, eliminando el exceso de grasa que en ellas se acumula.

La t√©cnica se realiza v√≠a transconjuntival, lo que permite retirar los ac√ļmulos grasos sin afectar ninguna de las estructuras del p√°rpado, con la gran ventaja de no presentar cicatriz visible.

Blefaroplastia completa

Consiste en la combinación de las dos técnicas anteriores en aquel paciente que lo necesite.

Descubre más casos aquí

Preguntas frecuentes

En caso de tratarse de una queratitis infecciosa una vez se haya tratado al agente responsable, la recuperación tarda aproximadamente 3 meses.

En caso de presentar la sintomatolog√≠a espec√≠fica, tales como visi√≥n borrosa o disminuida, sensibilidad a la luz (fotofobia), acompa√Īado de
la sensaci√≥n de cuerpo extra√Īo. No obstante, esto debe ser confirmado y estudiado por un m√©dico, ya que esta sintomatolog√≠a puede ser producida por otras patolog√≠as.

Se debe tener en cuenta que es una patolog√≠a ocular, que en caso de no tratarse puede llegar a ocasionar da√Īos en la visi√≥n de manera permanente.

De manera general, suele producirse a través del contacto directo entre una lesión herpética activa en cualquier otra parte del cuerpo o en el propio ojo.

Hay determinados factores de riesgo que pueden predisponer al
desarrollo de la queratitis, entre ellas encontramos:

  • ¬†Maloclusi√≥n palpebral, esto conlleva a una sequedad del ojo,
    produciendo una sobreestimulación del epitelio.
  • Exposici√≥n a vapores t√≥xicos.
  • ¬†Uso de corticoides t√≥picos de forma cr√≥nica.
  • Intervenciones quir√ļrgicas del ojo.
  • Uso de lentes de contacto de manera err√≥nea.